jueves, 22 de mayo de 2014

(Un rap para vos amiga) ¡Mama mía! La fuente que aderezó un escenario es ella la puso alas a mi existencia y yo orgullosa digo ¡Madre Bendita sea! Yo quiero acariciar las manos de mi mamá Manos esforzadas deseosas de aliviar quiero agasajar los pies de mi mamá pies que traen paz, sencillez y humildad Una madre aunque su hijo este lejano es un orgullo el rictus de su rebaño quiero que mi madre a todos diga siempre que soy la gloria suya contenta firmemente Quiero ofrecer esta canción para mamá mis sueños, ideales que ella pueda mirar decirle que aquel día al irme de la casa me vino una angustia penuria que no pasa Hoy quiero comentar claramente a mi mamá que tengo en mis sueños una inmensa pasión que en mi hay un fuego que es mi inspiración que en todo yo pretendo me dé su bendición. Es como animación que proyecto al tararear es un fuego que quema que no puedo apagar yo arrimo a su hombro me quiero sobreponer levantándole homenaje mi honra encender Cuántas cosas decirle quisiera mamá mía que nunca se me vaya mi alma pretendiera ella es mi linda señora, mi dulce progenitora origen de mis sueños, tesoro antecesora Cuántos quisieran una mamá como la mía que contenta canta mis versos noche y día cuántos por esta vida dando golpes y el mal paso su mama tolerando el dolor en el cansancio No soy indiferente a los sucesos de mamá es una mujer valiente lo puedo recordar puso alas a mi envés cuando en su seno iba y hoy con lucidez le digo…¡Mama Mia!
Contigo aprendí a ser madre… Viéndote llorar en mis brazos aprendí contigo a ser madre y aprendí a ser madre cuando sentí tu misma hambre, y aprendí a ser madre sintiendo tu olor a cielo cuando para refrescar tu almita besé tu primer pañuelo Aprendí a ser madre cuando cambié tus pañales aprendí a ser madre en las noches de desvelo el trabajo y tus cuidados para mí como revuelos y las lisonjas benditas me las dieron mis recelos Es que fuiste tú la que me enseñaste la una y mil osadías, fuiste tú mi mejor maestra porque de ti aprendí el deber, a reír aprendí de nuevo cuando tus lindezas miraba y gozándome al mimarte nunca el cansancio obstinaba Aprendí a ser madre cuando besé tus manitas Y te sigo amando como como siempre en todo tiempo como aquel primer día cuando arribaste a mis brazos como aquel primer día que de tu crisálida afloraste .
Miel y vida… El amor sobrepasa toda forma de vida y, cuando creí acertar mis ojos clarearon la mejor sonrisa pretendiendo hallar al ser de mis quimeras. Cada mañana en las formas que mis labios daban a la ilusión allí te hallabas te movías entre mis versos y de letras te colmaba inventé composiciones para saciarte de ternura, en mis liricas escribí de ti los óptimos momentos para realzar contigo tú propia danza. Jugábamos la historia de nuestro tiempo reíamos la fiesta en nuestro momento animados solazábamos cada beso y distraídos nos envolvíamos en el amor. El tiempo me hizo ver lo efímero no eras tú aquel que yo esperaba con dolor admití que todo concluyera que todo se esfumara hasta la nada. Hoy cuando pasamos frente a frente y cansados vemos nuestros días de nuestra mano se alza un adiós estío malgastándose una sonrisa mal ejercitada. Como duele ver partir al que complace saberle una ilusión perdida conformarse recordar los besos dados y seguir amando de ti lo humano. Aquí sentada frente a mí espejo sigo esperándote amor miel y vida.
Soneto para ti… Tu ausencia provoca frías nostalgias que a mis ojos de a poco te apartan si mi mundo contigo ha sido firme el fastidio supera, no hay límite. Las hojas de ambarino se han vertido y mi mundo va girando al revés mismos tú y yo dando mil vuelcos aflicción violenta golpeando el existir. Es una desazón que de angustia aísla hasta el derrumbe, hasta la vaciedad satisfacción impropia hasta la soledad. Cayendo entre nubes distanciadas celaje bruma oscuridad que apena que hace decir, nos aparta y nos aleja. Todos mis poemas son de Propiedad Intelectual Grisell Esmeralda Morataya Castro Puerto Barrios, Guatemala.

Te Busqué entre montañas y selvas

Te Busqué entre montañas y selvas Obedecían las personas a la costumbre de escribir las cartas de modo impecable, por cada carta mal escrita era como ir desvaneciendo el espíritu de la buena educación. Si la carta era de amor se debía hacer notar cuánto se amaba a ese ser a quien iba dirigido el mensaje, de esa manera se demostraba ser educada, era como hacer sentir importante al dueño de tu corazón. La epístola comprometía a una rutina de un saludo que hiciera sentir a la otra persona que era real lo dicho, un contenido que se interpretara a la perfección y un final de igual manera, sentido y al mismo tiempo solidario. A la Realeza le preocupaba que un día este tipo de correspondencia fuera cosa del pasado y, sabéis qué, al mirar que las cartas empezaron a escribirse totalmente sin sabor, pronto todo esto fue cosa del pasado…Os contaré en un relato porqué mis cartas no fueron vistas por mi esposo desde el día que se fue al exilio... Entre todas las chicas que habían abordado aquella nave para los años de la conquista estaba yo, observando el miedo y la intrepidez de cada una, es que me había disfrazado de prostituta, profesión a la que nunca me hubiera acostumbrado por mi carácter y por lo sumisa que desde siempre fui pero, allí venía como si fuera una de ellas... Las mujeres que abordaban la nave eran veinte que radicaban en Buenos Aires y por azares del destino también yo ahí, como una entrometida y curiosa (eso daba a entender pero nadie sabía mi verdadero propósito en el intento de este viaje). Habíamos bautizado la nave con el nombre de “El Flor de Liz”. Una peculiaridad fue que todas éramos blancas de piel y muy guapas, candelas de pura cepa pero a mí, el cabello me delataba en algunas ocasiones frente a los oficiales de la nave que eran de Harstad, ninguna lo tenía como el mío, rojo como el sol del verano y largo como los días que navegábamos en un inmenso océano sin apreciar la rosa de los vientos o danzarle a la Flor de Liz para que nos revelase la zona donde se timoneaba nuestra nave. La verdad es que íbamos a la intemperie, en momentos disfrutábamos del panorama viendo las hermosas criaturas en vuelo haciendo figuras como las gaviotas que anunciaban hacía donde podríamos dirigirnos pues, ellas conocen el trayecto hacia tierras cálidas. Como dije antes, a mí me delataba el color del cabello y mis favorecidas pecas así que siendo el patito feo de la nueva comarca creía que podrían tramar algo contra mí pero, la realidad era otra y, así como ellos tenían su cautela yo también tenía la mía, por lo que debía respeto. Tantos fueron los días de navegación que apenas comíamos y dormíamos cuidándonos de los hombres que habitaban en El Flor de Liz, ya que estaban prestos a nuestros cuerpos, sin embargo conmigo era otra clase de afecto, se podía ver una devoción por parte de aquellos barbudos y lujuriosos hombres, ningún caballero entre todos. A mí me habían asignado un aposento donde tenía algunos privilegios como el de tener agua suficiente para la ducha pero, en el momento en que pensé darme un baño escuché como el cabeza de aquella sociedad decía ¡Cuidado con Mía! Todas nos vimos a los ojos y ninguna adivinaba quien era Mía, entonces comenzó nuestra angustia y yo aparentemente calmada me decidí a la investigación, hice un análisis del dominio que tenía sobre el grupo de mujeres y me obligué a indagar sobre cada una descubriendo qué todas eran singulares había intrépidas, valientes, esforzadas, bravas, emprendedoras, ingeniosas, laboriosas, abusadas, maltratadas, obligadas, pero todas licenciadas, universitarias, profesionales sin par, porque las mujeres somos todo en una, fue allí donde tuve que buscar un nombre para asignarles a todas, un nombre que dijera en una palabra lo que ellas representaban y me dije: todas nos llamaremos MÍA queriendo abreviar las palabras MENTES INFALIBLES AFIRMADAS… LA NOCHE DE LOS INFIERNOS así le llamamos al momento en que todos aquellos hombres obscenos se dispusieron atender a sus instintos carnales, aquella noche todas estábamos durmiendo cuando se escucharon unos pasos como de botas y un olor fuerte como a sudor de hombre sucio, me desperté y me levanté preparando la banda de féminas para el ataque que estos pretendían dar, una a una sacudí poniéndonos en guardia con lo que teníamos a nuestro alcance, después de varias horas de lucha hasta la madrugada lograron doblegarnos a las veintiún mujer, llevándolas hasta una celda en conjunto pero a mí, me apartaron de todas, porque se decía que buscaban a la que les había anunciado la hechicería de los vientos del sur, así que todas intrigadas comenzamos a investigar por qué a mí me aislaban, es que quizá yo fuese la que ellos querían. Hasta ahora no les he dicho mi nombre, fui bautizada en la corte como Juana, soy Juana la reina repudiada, ya sabrán más adelante respecto a mí. Bueno a todo esto me propuse otra indagación y tuve que hacer amistad con un hombre quizá el más sucio y demente de todos, era el qué me ofrecía agua para beber tirándola en mi rostro violentamente, este me dijo que el jefe me había observado muy bien y que yo poseía algo que ellos querían, arriesgándome busqué entre mis haberes que era lo que yo tenía y no hallé nada exótico que llamara la atención, pero una MIA muy audazmente vio en mi cuerpo algo que solamente yo tenía. Al finalizar el día me jalaban torpemente buscando en mi cuello el plano con la esperanza de ver si nos acercábamos al lugar donde supuestamente llegaríamos. Realmente el dichoso lugar estaba grabado en mi cuello, (cosas de Mambrú mi esposo...) ...Era de tarde cuando nos acercábamos a tierras de, Quauhtlemallan que quiere decir…”Lugar de bosques o tierra de muchos árboles”. Y yo en vigilia... Ciertamente todos estaban cansados y la mayoría dormía, no obstante me sentía en la víspera de nuevas tierras, nuevas oportunidades pero no olvidaba lo que me llevó a esta odisea así que estaba en la proximidad de nuevos acontecimientos. Ahora mis ojos descubrían un paraíso marítimo, un arrecife dentro de la mar, entonces el más feo y loco de todos los hombres acercándose a mí, se reía desmesuradamente, a este llamaban Boletín pero su verdadero nombre nadie lo sabía ni el mismo porque había perdido la memoria en la guerra, una ofensiva que no sabíamos si inventaba o en realidad había peleado contra los guerreros del oficial Otto de apellido con raíz española según la Rea…Pérez. Se acercaba mansamente y con un dedo señalaba un caballito de mar y, una ostra, las miraba fijamente y luego me miraba como semejándonos los dos a estos moluscos, me decía –parecidos a nosotros—más, no le ponía atención ya que era un delirante más en esta nave…En un momento de lucidez me contó que la guerra había concluido en el enfrentamiento de Tlaxcaltecas y los españoles comandados por Alvarado contra la comarca Quiché y que fueron ellos…Los Quichés que le nombraron en su idioma maya Quauhtlemallan, que quiere decir “Tierras de bosques” traducida a su Náhuatl. Pensé que el trastornado perdía el juicio nuevamente cuando tontamente me dijo mi Náhuatl es el coyote… ¿Quién es tu Náhuatl? Mi Náhuatl es El Cóndor libre como el viento, es el viento mismo --le respondí-- Él demente se rió sorprendido especulando que yo no le captaba. Ahora tu que me lees dime ¿Quién es tu Náhuatl?… Había leído en un documento un nombre semejante a este, que Alvarado escribió a Mambrú mi esposo, donde le decía “Vente para Goathemala aquí seréis bien recibido por todos los que nos aventuramos y ahora ya comandamos un ayuntamiento” Así que ahora podía apostar que estaba más cerca de encontrar lo que buscaba. Eran a buen cálculo las seis de la mañana cuando atracamos en un arenal ¡Ah, qué belleza de playa! Todas las mujeres optamos por sacar nuestras vestimentas tanto como ellos, que sedientos y con deseos de una ducha, no dudaron en aventarse desde la nave, el oficial mayor fue el último en salir de ella con tanta alegría como los demás. ¡De repente ¡ volviendo hacia atrás veo que la nave se estaba incendiando y fue cuando alguien gritó ¡Fuegooo! La orden era que los navíos al llegar a algún lugar de América tenían que ser incineradas. Me senté a descansar observando a mujeres y hombres darse su baño, nadando y gozando de esta linda playa a las orillas de lo que hoy es el "Amante de todos los guatemaltecos RIO DULCE…" Los hombres colgaban en alguna rama su cinta de cuero y sacaban sus navajas para rasurase al verlos limpios me di cuenta que todos eran tan bellos, perfectos, sonrientes y fuertes, de buen parecer, las mujeres todas de hermoso cuerpo, sensuales y con una belleza exquisita, reían lavando sus ropas quedando completamente desnudas poniéndola al sol para que se secasen. Yo me escondí para disfrutar de mi baño sola, pero el oficial mayor me observó desde donde estaba y mando a traerme despojada de mis ropas mientras todos me miraban pero nadie me manoseaba pues decían --jefe es jefe— luego me entregaron unos de los vestidos más lindos que traían para las damas de la corte, manteniéndome cerca de él, hasta que llegase la tropa por nosotros. Hace muchos tiempo cuando los animales gobernaban el mundo “ había poetas entre los animales, estos cantaban en sus propias lenguas las batallas que tenían al cruzarse la línea que dividía sus territorios, quiero relatarles sobre ellos y su especialidad, esta que cada grupo de animales tenía, su forma de vida y sus propias costumbres les hacía seres inteligentes pero vino un tiempo en que los poetas animales con un cien por cien de inteligencia pregonaron los derechos de igualdad entonces todos se rebuscaron juntos la vida sin discriminación de género, de color, de era, ya no había lindero entre las urbes, en fin a todos les sonreía la vida. Pero un día un ser superior tuvo la idea de hacer unos nuevos seres para que gobernasen con mayor inteligencia y colocó dentro de su cabeza una masa mayor que la de los animales y cinco sentidos y uno más para ser utilizados en caso de necesidad e hicieron las cosas diferentes de los animales, de ellos fluía una cantidad de sandeces de la que cada uno se preguntaba ¿Qué era eso que les fluía? Hasta que hubo uno que dijo…--De ti emana algo que tiene muy mal olor— ¡Qué es, qué es? --Preguntaron los otros y, a esto le pondremos el nombre de ENVIDIA, así fue como nuestros ancestros pusieron nombre a cada cosa por el olor que tenía, si el olor era bueno se reunían para poner nombres que lo pareciera. Un hombre nació poeta en el tiempo de la mazorca llamárosle MACAL, el exteriorizo en EL MUNDO DEL MISTERIO VERDE que la DANTA O TAPIR es el símbolo de los poetas de la antigüedad. Describiéndolo más exactamente para que todo aquel que lea se instruya en las diferentes formas de vida poética animal en su lengua. Admiro a la DANTA-TAPIR, su piel, su fuerza, naturaleza, hábito, pasión, el poder que le pone a la vida. Un vivo ejemplo de que se puede ser valiente y esforzado. Entonces me levanté en medio de la fogata y comencé a danzar alrededor de todos los presentes moviendo mi cuerpo como lo hace una gacela danzarina en celo cuando el amor quema su vientre, cantándole a la DANTA O TAPIR, pues el Tapir me recordaba a mi hermoso MAMBRÚ fuerte y valiente, y yo dándome cuenta de que todos los hombres posaban sus ojos llenos de deseo sobre mí, uno a uno fui danzando buscando pareja hasta quedarme sentada en éxtasis embelesada nuevamente porque el sueño mío era encontrar mi dulce amor. Muchas lunas con sus soles pasaban a nuestros momentos y, nosotros ansiosos. Buscábamos raíces y algunas frutas exóticas como viandas, la fruta que más me gustaba era la Pitahaya roja, mmm ¡Que delicia de manjar el que tiene en su pulpa roja! Consiste en unas semillitas minuciosas entre ácidas y dulces, también metíamos nuestras manos en las cuevas adentro del agua dulce y para beber y sacábamos pescado para comerlo asado, los hombre mataban jabalíes que tienen una carne riquísima jugosa, hacíamos fogatas y nos alimentábamos para poder seguir la espera. Una noche se me ocurrió contarles un interesante cuento. Mientras tanto que levantaban un rancho de manaco para esperar los días en que apareciere la caballería, el oficial mayor cuidaba de mí poniéndome custodio conversando de los diferentes temas, que él creía que le podría sostener, y en los que se creía que me enmarañaba haciéndome preguntas capciosas las que no respondía porque iban contra mi integridad y la de mi esposo, así que pensando en que él doblaba su discurso me las ingeniaba para no soltar la lengua, también me ofrecía té del que se servía diciéndome la charla está buena, pero yo no lo bebía creyendo que me podía dormir y hacer de mí su doña. (Doñas les llamaron a todas las mujeres que se regalaban, se vendían, o sea a las que vinieron en la época colonial) Aquellos hombres todos guapos estaban muy entretenidos con las damitas que bailaban, bebían y hacían el amor para satisfacer sus instintos, cuando anunciaron que ya estaba al frente la caravana que nos llevaría hasta la ciudad de Santiago de los Caballeros de Guatemala, lugar donde Alvarado había trasladado la ciudad haciendo el ayuntamiento allí dándole el nombre de Capital de Guatemala. Asignándoles a cada uno de los hombres y mujeres una bestia sin embargo a mí, me invitaron a subir a un carruaje seguidamente subió el mayor. Hubieron momentos en que teníamos que descansar en algún lugar donde había ríos de agua limpia, estuvimos en las playas de un rio tan ancho con sus aguas tan profundas y caudalosas llamado Rio Motagua, las lluvias hicieron estragos con nuestras provisiones pero no nos dábamos por vencidos seguíamos adelante esperanzados. Una tarda fingí estar muy enferma, uno de los hombres dijo que posible era una enfermedad por la picadura de un mosquito y, caí en cama, esta era un catre construido de bambú que me hicieron provisional y que trasbordaban cuatro indios vestidos con telas color beige que las damas españolas les enseñaron a tejer. Ingresé a la ciudad Santiago de los Caballeros bebiendo mucha agua y con el único deseo de hallar a Mambrú mi esposo pues yo era mujer de un solo hombre y ese era él, mi dulce amor. A tiempo que ingresamos a la nueva ciudad quemaron cohetes y anunciaban la fiesta con motivos especiales, era nuestra llegada la que formalmente celebraban. Entonces me llevaron en la cama hasta un cubículo donde se acercaron las monjas a revisar mi temperatura más, no encontraron que hubiera en mi agobio alguno y optaron por resguardarme hasta que me decidiera hablar. Mientras, las otras damas disfrutaban de la fiesta con arrogantes vestidos ellos y ellas, sintiéndose altaneros y orgullosas, allí se encontraban doña Dolores Bedoya y doña Beatriz de la Cueva de Alvarado, mujeres luchadoras esposas de los mandatarios de la ciudad que se acababa de liberar del reino español… Mientras todos bebían y se emborrachaban comencé mi búsqueda tras cortinajes decorados con finos encajes… Entre las cortinas se podría ver a las mujeres y hombres teniendo sexo, era la profesión que hacían a la perfección las doñas del concejo así se desarrollaban hasta que envejecían, habían viajado de tan lejos para servir a la corte de esa manera, cuando se embarazaban llamaban a las monjas para recibir la atención y luego se llevaban a los bebes con ellas. Lo mismo sucedía en los conventos con los sacerdotes y las monjas, ( veamos que estos también eran seres humanos y con necesidades fisiológicas como todo ser) lo insensato estaba en que allí se hallaban sepulcros de bebes, eso decían las blancas que recorrían los pasillos, la verdad es que yo en busca de mi Mambrú dejaba para después la investigación a esos sepulcros, ahora bien los otros niños que nacían fuera del convento estos si eran adoptados por algunas mujeres de abolengo que no deseaban arruinar su cuerpo con embarazos. Yo continuaba mi búsqueda entre cubículo y cubículo sin hallar nada interesante o una pista que me dijera donde podría estar Mambrú mi esposo. Regresando a mi cama fingí estar más enferma para no ser presentada con Alvarado que insistía en que me mostrase ante él. Yo inventaba dolor de cabeza y dolores de vientre, para que Alvarado se negara a la posibilidad de ver una mujer sin salud. Entonces todas las MIAS se unieron en la búsqueda ocultando los fines perseguidos, viéndome sufrir por el amor y sabiendo que el viaje había sido tan largo, incómodo, grave y peligroso, unimos nuestras fuerzas fisgoneando para encontrar a mi Mambrú. Entre las hermosas mujeres que habían llegado estaban las más hermosas ahora, todas mujeres sabias e inteligentes, fuera de lo que pretendían cuando un hombre se les acercaba, eras las amigas que leían cuánta publicación llegaba al Fb Gaceta chismografía de ese tiempo y, donde se acunaba cada mentira del alcaldía. Una de las grandes mentiras del gobierno era que todos los españoles y criollos tendrían que aprenden las lenguas de los indios para facilitar la comunicación con ellos, una de las estrategias para convencer a los indios que se debería cultivar sus costumbres. Como no sabían leer había un mensajero que en cada esquina pregonaba la paz duradera este leía la noticia del día, se hablaba lo que el gobernador decretaba, este día mandó un edicto que todos los presos políticos serían custodiados hasta el paredón de fusilamiento tres días después del anunciamiento, que también habría una limpieza masiva sin ver a quién. Que todos los presos tatuados y no tatuados tendrían las mejores viandas y que los indios que aún estaban afuera que eran los mejor portados tendrías que cultivar las tierras ociosas que aún no tenía propiedad, que al ser decretadas en propiedad del gobierno serian cultivadas y cosechadas con los mejores productos que llegarían a la despensa de los terratenientes. Sandra Acevedo una de las más audaces irrumpió hasta el último calabozo y fue allí cuando descubrió a un hombre ya decrepito y sin fuerza para moverse y hablar entonces, regresó hasta donde estaba yo Juana, y corrimos las dos para hallarlo en las peores condiciones. Al encontrar las fuerzas mayores, soldados especiales para matar nos amarraron golpeándonos presentándonos delante de Alvarado en condiciones atormentadas. Alvarado optó porque se nos atendiera de la mejor manera, limpiando nuestras heridas, a la Acevedo la envió apartada al encierro a un cubículo de 1m al cuadrado donde en el centro de su cabeza caía una gota de agua la que llamaban mazmorra, mientras las otras mujeres cantaban fuerte para despistar al enemigo, preparando lugares estratégicos por dentro del recinto. Que era lo que Alvarado pretendía… Cuando él envío una carta a Mambrú mi esposo lo hizo para que misma tomara la decisión de seguirlo, Alvarado desde muy joven me hacia la corte pero yo siempre le hice el desaire porque mi único varón fue siempre Mambrú, Alvarado no podía soportar que siendo tan hermoso como él era, blanco, rubio y ojos azules y, con buena posición yo Juana la reina repudiada me negara a su petición, que era la de casarme con él, por eso envío carta a Mambrú para que se viniera y aquí deshacerse de él enviándolo preso para que sus días se terminaran lentamente, como lo estaba haciendo y con muchos, encarcelándolos, matándolos de hambre, sed y en condiciones infrahumanas. Sandra Vargas que era abogada de los pobres había comprobado sobre los crueles tratos que les estaban dando a los presos políticos y entre ellos había uno que apodaban Calicua que en lengua quiere decir CUÁNTO QUERÉS que solamente era un pedigüeño que no le caía nada bien al gobernador ni a los subordinados y, estorbaba pidiendo al contorno del alcaldía ahora lo mandaba a lapidar sin tener pecado alguno juntamente con los otros. Costumbre que quedó decretada en el corazón de los malvados poderosos… la de mandar a matar a los que consideraban, pobres, feos, dementes o faltos de sapiencia, ángeles que tienen retenida su inteligencia que nacen para hacer sentir a los otros sensibilidad, pero no… porque en lugar de sentir compasión o conciencia son más torpes que estos todavía, tienen la conciencia suprimida, desnudos de alma, con rollos bajo el brazo pero con palabras muertas, naciendo para comandar sicarios, los sanguinarios que nacen para matar a sangre fría. Ahora la propuesta era qué, o me casaba con Alvarado el gobernador o Mambrú sería muerto en el paredón de fusilamiento junto a los otros que también habían cometido deslices dentro del regimiento. Lo desconocido nos provoca miedo y como una inocente avecilla Alvarado quiso que cayera en sus brazos haciendo uso de las amenazas, él pensó que yo iba a caer rendida cuando me puso la advertencia o mambrú moría o seguramente me casaría con él, lo que él gobernador no sabía era que todas ya conocíamos el calabozo donde pernoctaba mi esposo, que todas estábamos decididas y de acuerdo en rescatar a Mambrú hasta con nuestra propia vida, pero antes teníamos que liberar a Sandra que se encontraba sufriendo vejaciones y maltratos en la cárcel. En el proceso de nuestra vida siempre existe el miedo, surgimos del vientre con el miedo antes de ver la luz, ya lo tenemos… El miedo es un visitante que rebasa la vida con nosotros, lo traemos en nuestro ser para vulnerarnos y hacer de nosotros la pieza más infeliz o quizá para lograr avanzar, alcanzar, descubrir y obtener lo mejor de la vida. El miedo viene de adentro, su hazaña es en el vientre, allí se gesta y se apodera de la energía. Pero nosotras estábamos dispuestas a morir contra aquellos infelices subordinados de los oficiales que comandaba Alvarado. Una discusión surgió, teníamos que sortear las que iban a exponer su vida por la de Sandra y esta vez la suerte fue para todas, mujeres fuertes físicamente que mantuvieron una constante lucha contra los soldados que cabeceaban frente a las celdas y, con sus propias dagas los asesinaron, aquella lucha fue sangrienta. En peso levantaron a Sandra llevándola a un lugar seguro, luego se trasladaron hasta la celda de Mambrú mi esposo y atacaron a los hombres que cuidaban la entrada forcejeando con ellos saliendo triunfadoras. Mambrú sin comprender nada se dejó llevar hasta su alojamiento en palacio, reaccionó cuando ellas le contaron lo sucedido. Mientras con fuerza de voluntad, fruta exótica de las que llevaban de la despensa del gobernador y, masticándole tabaco fue sanando. Mientras yo dormía en mi habitación rodeada de cortinas blancas un enviado de Alvarado, me arrebató de la litera como se carga un gatito, cuando desperté me hallé en la habitación de Alvarado donde pude observar todo la ostentación que traían en barcos de España y que a los indios los ocupaban de mulas desde la bahía hasta las ciudades que conquistaban y donde luego se asentaban. Mientras él se disponía a hablar conmigo yo observaba todos sus movimientos, y me alegre cuando vislumbre algo así como un cofrecito que luego reconocí, era el cofre donde teníamos nuestra camándula, nuestro relicario y algunas cartas, cositas como caracolitos que tenían valor sentimental para nosotros, entonces Alvarado lo tomó y me lo entregó diciéndome que Mambrú había muerto en la misma batalla donde lloró Hernán Cortez, contándome una historia falsa lo cierto es que practicaban el secuestro y en este caso tenían a Montezuna, esa batalla Cortez la perdió contra Tlastecas y murieron muchos hombres españoles allí fue donde Hernán lloró, por eso le llamaron LA BATALLA DE LA NOCHE TRISTE. Discutíamos a gritos y Alvarado quería silenciarme acercándose a mí para abrazarme pero las mujeres actuaron rápido y nos encontraron junto con Mambrú que se estaba reincorporando de su tragedia, Alvarado quiso tomar la espada y yo con la ligereza de una valiente heroína le aventé una espada con su escudo a Mambrú y lucharon cuerpo a cuerpo, Alvarado huyó de aquella pelea reconstruyendo a doña Beatriz una cueva para poder vivir bautizándola CUEVA EL SILVINO, he allí su nombre Beatriz de la cueva de Alvarado, y todas las mujeres nos dimos un abrazo de liberación ideando en aquel momentos el usufructo pues todas abrieron sus propias empresas alrededor de la capital y Dolores Bedoya de Molina se quedó a vivir en palacio con su esposo. Entonces mi esposo Mambrú tomó el cofrecito y abriéndolo sacó todas las cartas que allí estaban engasadas con una cinta de cáñamo, cartas que nunca llegaron a sus manos porque Alvarado las guardaba. Nos abrazamos, nos besamos como nunca y desde ese momento fuimos felices. Brincamos todos los montículos que habían en nuestra vida y así logramos estar juntos para siempre en este libro titulado TE BUSQUÉ ENTRE MONTAÑAS Y BOSQUES. Propiedad intelectual de GRISELL ESMERALDA MORATAYA CASTRO Di no al plagio.

lunes, 30 de agosto de 2010

UNA INFUSION DE VERBO, CASCADA PRECIOSA, TITILANTES

UNA INFUSION DE VERBO

Me tiendo sobre él,
explayándome.
Junto mis manos a las suyas,
allí bordeándolo, frente a frente,
entreabiertos ojos con ojos,
mis labios contiguo a los suyos,
le rozo y mimo sensiblemente,
invento una infusión de verbo
logro un jadeo perfecto.
Quedándome por unos minutos
le confiero energía,
transpira…
Abre sus ojos
sonríe.
Me levanto, me aíslo.
No sé quién es,
el instante me inspira.
Tiempo después
aparece adherida a mi sombra
otra sombra que relajada
camina conmigo,
como un suave céfiro
creado para mi mente
un hermoso rocío,
apoderada ave blanca
dije en mi frente
fresco viento que despunta
en mi pensamiento,
relicario donde resguardo
mi libertad


CASCADA PRECIOSA

Medio señalado desde la eternidad
para guardar mi existencia.
Fuente natural virtuosa,
valioso recurso que renace mi alma
bebiendo de su caudal.
Estuve pensando en ti,
anhelante de que estuvieses conmigo
retozando entre las aguas del sendero,
atajo donde la cascada cae
rauda y modesta
desde el origen en su afluente.
Cascada preciosa iluminada
por rayos multicolores que,
bajo la sombra de los arboles se filtran.
Te pensé, te extrañé…
¿Sabes, las piedras hicieron
recordarte aun más?
Magnas, antiguas rocas inteligentes
que describen su labor prehistórica
excelsas donde mis pies se posaron,
saltando entre una y otra,
arcaicas como las hormigas trabajando
y aves exóticas en su medio ambiente
hábitat abundante en aire purificado,
antiquísimos bosques insignes
que saben a encanto,
perfección dotada milenaria
¡Oh, Cerro San Gil, sigue fluyendo
con la misma pasión,
encanto de Puerto Barrios!
Te pensé, te extrañe…
Y escuchando la cigarra,
también te recordé.


TITILANTES

En un inaccesible infinito,
hay asombrosa sinfonía
contemplación dócil y delicada
una imaginación clara y diáfana
que insondable divaga en la alborada.
Virtual diestro bregando en la batalla
distante aventura de su vientre
hábil al vencer en la embestida
con la entrega de su encanto en mi mente.
Voz febril como el ave en la montaña
cantar de alondra exquisitez afectuosa
es delicia en mi corazón apresado
como un broche atado a mi alma
como una lirica, una voz exaltada
risas, llantos, desvelos, ensueños.
En un lejano infinito
resplandecen como
estrellas
tus versos.

Y ME LO COMO CON MIMOS, PRENDA INVALUABLE, ¿Que si estoy bien?

Y ME LO COMO CON MIMOS

Es su semblante como una nube al alba,
su presencia como el fuego en la estancia,
su figura como una roca carmesí.
Y me lo como con mimos,
lo saboreo con besos
y advierto su embeleso,
su tierna contemplación me cautiva,
me seduce, me conquista.
Un celaje que se levanta,
una niebla en la floresta,
en una patria lejana,
un velo como caricia,
un agridulce sopor.
Intentando convertirme en su aliciente,
me rindo para entregarle un tul colmado
de fruto, libación dulcificada.

PRENDA INVALUABLE

Surge la alborada, veo tu claridad,
es allí cuando percibo que aun existo.
Muevo mi ser, agito mi mente,
y cuando abro mi boca,
me trago la brisa
porque, soplas para mi
--es que me haces respirar
el sublime céfiro--
La palabra fluye, esa voz, tu voz,
la escucho en el alma, mi guía celeste
camino eternal que vivo vigente.
Si... me haces reposar y,
cuando la marcha termina,
y mis ojos se cierran a la jornada,
allí estas velando mi sueño.
Tengo la gracia de vivirte,
“La Sabiduría” tu perfecta comunión.
He aquí, el principio más grande de mí
Ángel.

¿Que si estoy bien?

Sabes qué…
Esa brisa que por mi ventana
se aspira, me trae su aroma
y la llovizna me embriaga.
Ese olor a tierra mojada me supone su
presencia, y el murmullo del viento que
semeja su apariencia condensa mi alma.

¿Que si estoy bien?

Distingue entre letra y verbo
la razón de mi poesía.
Siente la alegría, el regocijo,
el afán, voracidad de ella,
--dichosa inspiración, apresadora de
divina--
¿Cómo abandonar la lírica elevada?
--Si es alimento, ansia del buen gusto--
He decidido tomarle, formar un consorcio
con ella y, mientras viva en mi este celo
esperaré a diario sus renuevos.
madrigal de mi existencia.

lunes, 12 de abril de 2010

Viajando

viajando en primera clase,
ratos pensar cabecear y dormir siempre a la expectación Te quedas dormido Me sueñas con los mismos atuendos el jeans y la blusa nívea que solía exhibir en mis retratos De nuevo otra vez en el viento respirando aire fresco amándome como cuando el frio nos llovía Colocas ternura en mi mente fragmentas tu verbo y besándome vuelas, tú eres vientre victoriosa me llamas, me dices –princesa ven— tu mano extendida emanando pasión me entregas la luz. Llegas a tu destino que oscilas entre el rescate y el recelo te has querido bajar de este tren y lloras, hago que tus lagrimas caigan cual diamantes fluorescentes, Es el más sublime obsequio que me das y, lo que queda después de ti el amarme eternamente.

El perfecto de mi alma

Un silencio reina en acuerdo,

atesorado en sosiego el alma,

A veces melancólico otras desigual,

mas siempre se llega al reposo.

Grisáceo es cuando no se queda,

mas cuando viene, el albur de la vida

es destino cercano al borde del amor.


Ayer la pasión habida, excedía

Yéndose de las manos el embeleso

en el instante que habló del otoño

en su vida.

Viviendo en las fauces de las

hojas que el viento hacia volar hasta

un huerto extraño, suponerse viejo,

palabras absurdas de un etéreo simular.


Ayer cuando los ilustres propósitos

eran sanar y, ensoñar con la música

del céfiro, un pergamino fructificaba,

y la quietud que el alma ejerce.

anunciaba un reformar.

Ayer fuè pasión.

Hoy nada varía. El silencio se remueve

en la placidez de su verbo

ir a su encuentro es lo más bello,

existe la misma calma atesorada

dejándose plasmar la silueta

oculta de su imagen, entonces

sigue siendo

el perfecto de mi alma.

Muero

Tengo sed,

tu mano alcanza mi deseo

dándome a beber en la boca de tu sangre.

Sangre fluida que sobrevive a los tiempos.

Las entrañas desgarradas,

y un olor a moribundo

que hace dichosa a la nívea muerte,

mientras ebria se acerca entre sabanas

blancas cálidas y azahares.

Nacen brotes verdes de invierno,

un momento silente

esperanzador que llena la habitación

de melancolía y,

luego…luego colma de luz,

como cuando el sol se muestra al mediodía,

inaugurando otra estación.

Y sonriente entre

cascadas,

ascender

dilucidar un cielo,

un éxtasis enseñoreado

por tu gloria.

Muero,

muero por ti.

Cuando ella se va

Cuando la pasión se marcha,

solo existe el deseo de morir,

es un aguijón que nace perdido

en la soledad,

que como un stress

desalienta nuestro entorno

un desanimo que irrumpe el alma.

Cuando la pasión se va,

queda un desprecio que rodea la esencia,

haciéndose desaire a uno mismo.

Cuando el brío ya no está,

solo falta sucumbir,

dejar irse el aliento.

Mi pasión era las alas de paloma,

era la piel de la oveja.

el almíbar de rosas y flores y,

También las amantes mariposas.

Todo insistía en ser mi pasión,

Has de saber tú,

¿Adónde se ha marchado,

mi exaltación, mi fogosidad y

mi animación,

dime,

--a donde busco la miel de mis abejas—

agonizo, un poco mas y,

mi respiro

se despide.

sábado, 10 de abril de 2010

Traigo



--Lejano está, a una jornada,
horas y un tiempo más,
innegable entre
lúcido y sombrío,
y en su descender intrínseco
conociéndome como lo concibe,
su cielo se remonta al mío.
¡Oh, precioso adonis!
¿Hasta cuándo estarás
dispuesto a señalar
mi altura a la par de ti?

--Traigo entre mis manos
candelilla encendida, para
admirar tus letrillas,
creaciones y poesía.
Traigo lumbre destellante
--compláceme el deseo
de un madrigal --

Hazlo con cautela,
en el pliego hoja cándida,
se escriba y se descifre
con el jugo de un bulbo,
o néctar de toronja.
Que nuestra tinta sea con
sabor a clorofila, selva copa,
jugo de limón.
Traigo candela encendida.

viernes, 1 de enero de 2010

RECIBIR LA LLUVIA CON PLACER




Ese viento que regresa
a donde toma el impulso,
la nube que navega
estimulada por su fuerza,
es naturaleza imperecedera,
así retorna el ciclo de la vida
a cada instante.
La época de tormenta difícil,
esa estación en que nos perdemos,
la tempestad en que nos rompemos.
Suele llegar a nuestra existencia
y en su tiempo desaparece.
Suframos cuando el viento
traiga vendavales,
digamos,
el reposo se prepara
para salir a nuestro encuentro.
Todo se tiene que dar,
son momentos de crecimiento,
aprovechando el beneficio,
el ciclo se pone a nuestra merced.
Todo es transitorio,
es efímero, breve,
todo fallece,
un día lloverá
y otro dejará de manar.
Son las sutilezas temporales,
que;
cual estrellas fugaces desaparecen,
se van,
volviendo lo harán con más intensidad,
necesario es
que nos impregne la vida de sufrir,
así nos ejercitará en el amor,
al final estaremos
perfectamente
instruidos
para
enseñar.


Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia Creative Commons.

INEXPLICABLE TIEMPO




Negocia todo para bien,
Inexplicable tiempo,
sabio,
el renuevo se vislumbra
y la rosa muestra su belleza,
el sueño se descubre
y llega un escenario real.
Mas tu, tiempo;
amigo inseparable
de nuestros días,
traes tu presencia oculta,
entrando suavemente
por el mirar,
ojeada fatigosa,
empañando todo el paisaje,
incontables veces la tez
se avergüenza de
un semblante triste,
al sentirte perdiendo su lozanía,
tiempo inconmensurable,
extenso,
hasta el fin de nuestro lapso,
nunca te presentas delante nuestro,
siempre a la par,
perennemente amenazando
caminar juntos
y, de repente, tiempo…
viras con fuerza
sobre aquel viejo y
cansado tictac,
medidor intimo,
haciendo que su repicar
pierda pasión y gusto,
para en un instante; morir,
detener el verbo
que se va con el último suspiro,
cual cigarra
desangrando su canto
y
su
saber.


Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia Creative Commons.

QUIERO UN POCO MAS




Esta aquí,
junto a mí, en el silencio,
expresándome todo cuanto me ama,
en su coraje manifiesta
cuan satisfecho está conmigo,
en su sentir percibe,
la réplica del viento,
el eco de mis palabras.
Con su abrigar,
concluye que cada momento
le pienso y le amo.
Y su piel,
me dice abstractamente
que lo siente,
porque está justo…aquí, conmigo,
en mi esencia,
la que se hace visible,
en cada verbo mío,
mi sangre circula
cual enlace entre él y yo.
Oh sí, no le reprocho,
tomo su mano,
voy al encuentro
que él quiere de mi,
hago notorio todo mi amor por él
y por la humanidad,
hay maravillas que se logran
a nuestro derredor
y las vemos con admiración,
construyendo paso a paso,
cada mañana un nuevo
despertar para mi,
para él,
donde el deleite,
será suyo y mío.
Y, los caudales de esperanzas
vendrán como traer fortuna
en el día de la liberación
sonriendo hoy,
me entremezclo con su verbo
para que nuestro cantar sea viable,
al corazón de aquellos que
con garbo y elegancia
desean luchar
por un mundo
lleno
de
gracia.


Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia Creative Commons.

Y EL CIELO ALLI...



Y te has caído muchas veces
y otras tantas te vi levantar
y ensordecido me mirabas diciendo
¿Cuántas veces me he de derrumbar?
¿Cuántas tendré que procurar elevarme?
y volver al piso, otra vez.
Mirada que dice levántate,
camina derecho.
Ir a cualquier parte
siempre que sea hacia adelante,
subir,
ascender,
mostrar el contentamiento
es una gratitud a la vida,
eso hará un personaje grande,
ser de los que muestran
los caminos perfectos.
Los torbellinos encumbran,
rebotan,
arrastran,
siempre hay una mano,
una ayuda a comenzar de nuevo,
caerá, solo,
sin que el recoveco de la vida,
sienta pena,
ni lastima,
solo, en su propio y hermoso mundo,
trasquilado,
cojeando,
encaminado hacia la cúspide,
sabrá cuando va hacia abajo
y cuando estará en la gloria
de un nuevo día.
Mil y una vida,
esperar para decir
--me he levantado, lo he aprendido--
Es una ley divina,
ley que no se le escapa nadie,
caer y levantarse,
soportar y continuar,
esperar y arrebatar.
Y el cielo allí,
vislumbrando a un sobrio valiente
que solo mira un paraíso
que está en su prospero futuro,
así es…
morir y volver a la vida
en un infinito nirvana;
en su debido momento,
completando
una
y otra
generación.


Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia Creative Commons.

DARLE LO MEJOR, ENTRAR EN SU MUNDO




En un momento de clamor el alma se inquieta,
atreverse a preguntar,
¿Qué ocurre?
Dice para su intimidad
--solo a mi me pudo haber pasado—
son elementos cancerosos,
alterados componentes extraños;
multiplicándose dentro del cuerpo,
advertir eso,
es tanta condena, emocional y duele,
células desordenadas y necias,
buscando el oxigeno
transitando hacia órganos
empeñados en no dejarse morir y,
encontrando el sublime deseo de auxiliarse,
duele saber que están dominando,
que, están proliferando.
Bueno sería echar una manita,
como a numerosos seres que hoy en día,
viven en desesperanza,
desaliento,
cayendo en un estrés,
sin solución,
sintiendo que nunca emergerá.
Estar en una difícil realidad.
Hablar,
consolar,
dejar que se desarrolle la energía que queda.
Más para sí,
utiliza el sol como ente de conversación,
monologo que el rey escucha,
bloqueando los componentes negativos,
eliminando los mecanismos que intervienen
para extenderse íntimamente dentro de
su organismo.
Sentarse bajo el sol radiante,
con la mirada en éxtasis,
es una quietud extremada,
así; excede el momento, día a día,
sin pensar en que alguien envía
pensamientos y miradas,
esa actitud hace madurar;
sonríe volublemente,
darle lo mejor entrar en su mundo,
entregarle cuanta ternura necesita.
Esta en descontrol al caer
figurándose al filo de una situación
en la que la mente divaga,
indiscutiblemente;
llora
y ríe.


Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia Creative Commons.

lunes, 21 de diciembre de 2009

RECONOCER AL TRIUNFADOR


Vencedor todo aquel que
en el ensayo llega al límite
conquistando el galardón.
Ese numero uno invencible,
plausible y admirado,
obteniendo más que eso;
una retribución, ajustada.
Pero; pueda ser perversa
como su misma usanza
le indique.
Su primer peldaño, sacrificio,
uno tras otro pie, en sigilo,
para no caer,
para no ser derribado,
caminado en brasas,
entre escoria,
siendo despreciado,
entre lenguas crueles y
ardientes,
convivir en un circulo fusionado,
custodiarse a sí mismo,
sin que le hagan vacilar
las alternativas.
Se derriba o se eleva,
se levantara
el que aprende del primer golpe.
En esta ocasión
se conoce al triunfador,
el que corre,
el que vuela.
El que asciende.
Campeón que llega invicto
y mantiene su laurel,
aumentando el valor cada día.
Sin fraude, sin frivolidad,
sin habilidad y sin maña.
Confirma, un sentimiento
sin orgulloso, ni vanidad
llegando a ser el victorioso
porque así la vida
y su saber
lo distingue.

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia Creative Commons.

¿Tu me cuidas?


El sol sigue saliendo con la radiantes de los días sublimes cuando tú y yo comenzamos en mes las mariposas. Esa fecha resplandeció cual luciérnaga en pleno astro, ha sido un momento en que nada existe más que tu claridad. Allí he visto la luz renacer en mi vida, porque tu Juan, me muestras como es el amor cuando se está, en el balcón del inocente, me enseñaste como tomar una serpiente y dormirla en mi mano. He aprendiendo a volar junto a ti, subiendo hasta el farallón incandescente como dos gaviotas enamoradas, viendo hacia todas partes desde lo alto, nos lanzamos hasta lo profundo de la mar, navegando velozmente hasta el sinfín de todos los recónditos; tumbándonos cual delfines que viajan juntos, camino a su hogar y así corrimos largos caminos, cual gacelas enamoradas transitando selvas, montañas, laderas y aun peñascos como cervatillos de la mano, abrazados sobre lugares sustanciales ensoñadores. Pero Juan ¿sabes tú cuanto te amo? Sí, creo que eres capaz de saber que el alumno termina aprendiendo más que el maestro, pero Juan también sé, que tú; mi amado Juan, sabes amar como lo hace un rey. Por eso seguiremos caminando juntos, hasta el día en que uno a uno nos marchemos al monte alto, para presentarnos al trono blanco, donde medirán nuestra capacidad de amar y pesaran nuestras obras. Más hoy Juan, mi encantado Juan, te digo, espérame un poquiito, anhelo seguir meciéndome en tus brazos, porque te amo.


Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia Creative Commons.

¡QUE COMPLEJIDAD!


Como un artilugio frágil y exquisito,
corregir la composición,
condensándola como
quien jamás pensó
que se podía fragmentar,
alimentando la idea,
nutriéndola, talvez amplificándola.
Brillando tus ojos siempre
en la alegría de estar
enlazando la palabra,
vinculando relación entre ellas,
siendo cual heredero
de la nueva modalidad nácar,
dándole armonía al verbo,
de conformidad con la voz
provocando un concierto
en letras de tonalidades diversas,
estimulando la obra en verso libre,
o hermosa rima,
cual si fuera, jeroglífico
utilizable al amante de la poesía.
¡Qué complejidad, tanto espacio!
--un laberinto de letras
de nunca se acabar--


Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia Creative Commons.

QUIERO





Quiero entremecerme entre tus brazos,
conseguirlo hasta llegar al éxtasis,
alcanzarte en el camino níveo
donde tú me llevas ciclos
de alternadas sendas.
--hoy desvarió --
creyendo que aun puedo merecerte
navego entre tu verbo puro,
deseado, delicado de mis ansias.
–- Eso eres tú,
para mi, tu mi gloria y mi paraíso--
Y hoy con el delirio en este arranque,
fluye de mi esencia,
de mis propias entrañas,
la rabia, el furor,
el desdén y la desdicha.
Mas si tú,
me tomas entre tus brazos,
germen del amor,
raíz, origen, primicia mía,
mi locura, mi delirio.
Vendrá la dicha, la gracia, el firmamento.
–porque así te llamo y así te espero,
justamente eres el varón
que me promete
que puedo vivir en tu regazo,
¡Oh!
quiero estremecerme
entre
tus brazos.


Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia Creative Commons.

MIRA EL NACAR



Mira la magia
en el maravilloso mundo de color,
allí está frente a ti en las alturas,
el índigo de la inmensidad,
te habla de una eternidad
ilimitada e inextinguible,
que te lleva a recorrer
el universo cándido y portentoso.
Mira el nácar en una concha
que cualquiera diría ¡insignificante!
allí veras la luminosidad
de un estricto sustantivo,
admirable a tu tez.
Si miras el translucido de lo etéreo
percibirás lo real y lo virtual,
cual fluye las ondas,
señal llana, análoga y erguida.
De lo impalpable e intangible
que emana la ciencia misma,
metafísica abstracta y espiritual.
Más si tu color privilegiado es el neutro,
en tu pensar hallaras la justicia,
el equilibrio, la serenidad
y la libertad de tu propia mente.
Descubre dentro de ti,
el color en cada órgano,
allí está el gran descubrimiento,
el funcionamiento del pensamiento
en cada uno.
El matiz versa y la tonalidad canta.
Revela al mundo
el gran milagro
de la vida.


Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia Creative Commons.

TOME LO QUE SIEMPRE QUISE


Una voz me dijo; extiende tus brazos,
no tengas miedo, no temas,
logra tocar las estrellas
con pasión y con delirio,
no puedes darte por vencido;
hoy que hallaste la libertad de hacerlo.
Extiende tus brazos,
mereces alcanzar el cielo,
con un toque de tu aliento basta
para conquistar el universo,
no te des por rendido,
no te rompas, no te quiebres,
trepa cada escalón con el mentón erguido.
Entonces extendí los brazos en éxtasis
y, tome lo que siempre quise,
arrancarle mi voz al viento
y al cielo una lluvia de pensamientos.
Tímidamente me volví
y aquella voz se volvió a mí; gritando
--sube, remonta tan alto como puedas,
encúmbrate--
tuve miedo, me caí,
entonces sentí, un leve envión
que me lanzaba por los aires y,
volé y me elevé.
Y enaltecí el nombre de aquella voz,
palabra que como señal escucho
desde el fondo de mi alma,
expresión exaltada del bien
que no tardo en obedecer.
Allí en el fondo de mi aliento,
en mi esencia
ella está.



Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia Creative Commons.

SU FRAGANCIA ME ENLOQUECE




El poeta ¡mi amigo tocado por la locura!
varón que sin vacilar envía versos al viento,
enmudece al lector capturando estrellas;
luminarias colmadas de sol y luna,
èl, hombre que da calor en mi agonía,
cada verso, cada beso en mi boca,
y sus brazos, que me mecen y me arrullan
en el silencio de sus noches.
Ese señor que su aliento ha mandado
hasta mi demencia… quiere declinar,
está menguando, queriendo soltarse,
volar hasta el infinito,
¡no! no lo puedo considerar,
él sabe cuánto le aprecio,
que mi estima sobrepasa la dulzura,
tiene que detener esa actitud sombría,
sabe que su fragancia me enloquece,
que su voz me conmueve hasta los huesos.
Es mi naturaleza la que contiende
con el dolor de sus días,
él es mi presente.
Es que… él es la puerta que desciende
desde las alturas para tomar mi mano,
dándome un exclusivo apoyo.
Me miró y, me amó,
desde ese momento me di cuenta que soy
la niña de sus ojos,
que arrebata los códigos secretos habidos
en contra de mi,
me protege, porque; él está en mi;
él es mi espejo, es mi ideal.
--Callen grillos,
callen es media noche
haré un sigilo por una nueva señal--



Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia Creative Commons.

sábado, 19 de diciembre de 2009

OLOR A CANELA, UNA DELICIA




Un auténtico poeta es dulce,
es hecho de almíbar,
fue creado en tiempo que
nació el fruto de montaña,
en el tiempo que la exótica miel
envolvió la primavera,
cuando las abejas comentaban
en el pensil sobre el polen de las flores
y estas sonreían al viento.
Su néctar fue descubierto por ella...
la diosa del pasion.
Las uvas son favoritas del poeta,
incluyendo la fruta de montaña,
su vino es consagrado
para el momento de exaltación,
su alimento es dispuesto a base de
la natural arte culinaria.
Un verdadero poeta,
lleva dentro de sí el olor a la canela.
Muy demasiado oculto
un lenguaje llamado verbo divino
en el trato a la hembra
y susceptible al travieso,
no hace diferencia.
El poeta por naturaleza es apacible,
es complaciente
expresa con sublimidad y acierto,
sabe que en todo ser existe un halo divino
que se estinguirà en un instante
y considera que antes de partir
debe conocer que la vida ofrece
belleza para todos sin distinción.
Un poeta es delicado y seguro de sus ideales
los dioses lo protegen.
La gracia, la gallardía y el donaire
son conceptos que examina en el amigo,
dando la razón
dócilmente.


Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia Creative Commons.

UN DIA SE IRA, NO LO PUEDO DETENER



Pasito que da él, pasito que doy.
Vamos al mismo ritmo,
en el mismo danzar,
lo que mira él, también yo,
la señal que él hace, la vuelvo a repetir,
si él silba procuro hacerlo,
si él tararea lucho por lograrlo.
Y así, en el tiempo sincronizado,
me lleva y me trae en su transitar.
Sitúo mi cabeza sobre la almohada,
y me da escuela en el pensar,
me muestra el hoy, en todo tiempo,
bebiendo la esencia del universo
Es que… es mi propio hálito,
quien busca lo completo,
lo justo y lo perfecto
y, nadie se lo puede vedar,
en el tiempo disponible
en una espiración se puede ir de mí,
para retornar
a la eternidad.



Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia Creative Commons.

SE DEJA PASAR Y SE PIERDE


--Y, si ella se cruza por el aire y,
hay satisfacción--
--Y si trae los mejores destellos,
en cuanto viene la improvisación,
no se puede refrigerar--
Hay que alcanzar donde plasmar
los chispazos incandescentes
que da el instante; cuando el ingenio
desborda su almíbar,
inundando de verbo
matizado, su albor.
llama erótica
llama la poción
llama la fogosidad,
llama la iluminación,
llama el fuego de la pasión,
llama el derrame de la exaltación.
Llama y fuego, fuego y llama, una flama es.

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia Creative Commons.

ASI ES CUANDO EL VIENE



Es una fortuna embriagante,
un ensueño que atraviesa
con pulcritud los pensamientos;
un color dorado cual oro refinado.
Así es, cuando viene, me acaricia
respetando mi voluntad. Mas;
buscando ser distinguido me extasía.
Le arrebato desde mi corazón hasta su cielo,
es un perfil en el que vivo enlazada a un universo
donde el bálsamo me mueve al regocijo.
Es una transformación, una mutación,
alteración del instante en que se agita
y, en su contacto
hay una vibración que conmueve,
una exaltación critica, con dolor,
rabia, pena, miedo,
y luego amor, que;
al final deja maravillas,
descubriendo caudales de riquezas,
día a día me asombro
del poder
revelado
de lo alto.

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia Creative Commons.

ALMIBAR, VINO PARA JOVENES



Conocer el miedo,
desde antes de nacer,
conocer el miedo desde siempre,
medir adónde se halla la maldad
del hombre,
en qué momento se acerca
y queda al acecho.
Se percibe,
sintiendo el terror
en las entrañas,
no obstante sobreponiéndose,
toma el temblor que,
ronda en el espacio.
Mas es dotado de
una inteligencia
arriba de lo natural,
es genio conocedor
de la creación,
antes ya era, ya existía,
sabiduría que le fuese dada
en un tiempo antes que
el resbalón sobreabundó,
antes que la injusticia
entrara en el corazón
del irreconciliable.
Allí está la inteligencia,
conocedora de la verdad,
sabiendo que mira lo que...
se manifiesta en la invisibilidad,
no confronta,
no juega con las fuerzas oscuras,
distingue el color de lo sucio,
la inteligencia está en
ser diestro a la hora de,
brincar por encima
del repugnante
y burlar su presencia,
sin tocar la malignidad
concebida en este.
Huye
con
prudencia
.

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia Creative Commons.

ALMIBAR, VINO PARA JOVENES


Incéndiate con su amor,
hallarle, hace hervir la sangre
y a cada molécula de agua
que da vida a la existencia,
fúndase tu alma en la sabiduría,
cual pasión...
lava derretida de un volcán y,
corre desde su altura,
arrastrando sentimientos,
inundando entrañas,
cual fuego azul como ese que;
disuelve metal precioso.
¡Así que te abrase!
para deshacerte y darle el deseo
que haga de ti,
una prenda preciosa a la vista de todos.
¿Quién eres para que no te dejes utilizar?
¿Quién eres, para resistirte a que te tome?
¿Acaso no sabes que; es tu fuerza?
La sabiduría, te toma de la mano,
corres, llorando, porque sabes qué;
grande es la razón y el saber
con dolor hará de ti, un renuevo,
prenda garantizada
a un cielo arrebatado de antemano,
dádiva que obtienes,
conocimiento exacto.

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia Creative Commons.

ALMIBAR VINO PARA JOVENES


En el buen pensar
está la estampa de la felicidad,
sabes que èl; lo provoca,
quiere que mañana le recuerdes.
Con él, estas radiante
y te ama con locura.
Hay noches que tu anhelo es
que venga pronto y, él se tarda
--yo sé porqué--
es para que te prepares,
con tumbas y tambores,
para recibirle
como un rey que se manifiesta…
El toca para entrar por tu puerta
a la medianoche,
baja de su nirvana
y lo recibes posándote delante de él,
dándole la bienvenida,
alegrándote en su encuentro,
es allí cuando caes en sus brazos y él,
como un padre bueno besa tu frente,
tus labios, tus cabellos,
arrullándote cual chavala.
Es un momento cumbre
que
te deja
Armonía.


Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia Creative Commons.

SENTI UN COSQUILLEO


Y tu, caminabas sobre la mar,
y yo, sorprendida,
esperando que te hundiras,
y, nada pasó,
abrí mis ojos exageradamente
y me quede extasiada
en ese momento en que tú,
me mirabas; como diciendo...
--amor ten confianza,
eres mía y nada pasa--
Y yo, plenamente desnuda,
te miraba sintiendo un llamarada en mi,
fueron momentos de gloria para ti
y lloré, viendo como me mirabas y,
sentí que te amaba
como se ama a un hombre,
con el deseo inagotable
que pueda una mujer sentir,
por el ser que elige.
Mi llanto fue demasiado,
que tú, me levantaste,
me tomaste en tus brazos,
besándome
y, yo sentí un cosquilleo,
como una fluido vibrante
que manó de mi cabeza hasta mis pies.
Entonces…¡algo pasò de repente!
mi esencia se llenó de paz,
mi sonrisa alcanzó un sosiego límpido,
todo se transformó en mi y,
pude caminar a tu lado;
vinculándome; a tu luz.
Tú, el amigo que; como un hermano mayor
me enseñara a caminar sobre el agua,
el amigo que regresa sin cansancio
a tomar mi mano cuando caigo
y siento hundirme.
Tú, el compañero que pienso mío y,
siempre desee.
Suspiro porque vengas a ellos,
que te conozcan,
para que pongas una luz
en su mano y,
salgan
de
la
oscuridad.


Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia Creative Commons.

TODO NOS ES SUGESTIVO


Dar gracias al viento por la inspiración,
dar gracias al día por su sol,
dar gracias a la noche por las estrellas,
es dar gracias a Dios por su plenitud.
Desgarrando su alma,
inmoló lo precioso,
cediéndose en libertad,
reprendiendo en cada verso,
cada alegoría,
para darse a entender,
todo en favor de aquellos que
le siguen vapuleando.
Sacuden su crin, diciéndole
--dame luz—mas, siguen odiándole.
Nace el sol de justicia,
natividad implorada en los corazones,
cariátide de nuestras almas.
Te piensa.
Sabe que al final de las cosas,
todo nos es sugestivo.
No alcanza a llenar
el corazón del hombre porque,
este se da contra si,
en el panel que
simultáneamente golpea
en cada enseñanza
con la misma herramienta
que se le ha prestado
para su instrucción.
Nace la estrella en el oriente,
sal y mírala,
trae un báculo,
para abrir el corazón de un tajo,
para rescatar la vigilia a la marmota,
para encender la luz en el pensamiento,
sal al exterior de tu refugio,
quiere entregarte con sus manos
la llave de tu baluarte.
Sal fuera
a
divisar
su
estrella.

UN DIA TE VEO VENIR

Escucho que me llamas,
que dices mi nombre,
no se escuchar y prosigo el camino
hacia el despeñadero.
Allí los cerdos son mi compañía,
estos caen unos contra otros,
se golpean unos mueren
y los otros los consumen.
Así es,
-largo tiempo en el fango, el pantano-
más, un día te veo venir,
reconozco tu mirada,
esa que me envuelve
entre una bruma y la claridad
más elocuente que pueda expresarse,
para decirme como un padre bueno
cuanto me amas y,
cansada del sufrir,
me dejo llevar por ti.
Lucho contra el que se me subleva
queriendo botar mis ideales,
mas no puedo sola,
tú me ayudas,
tomas fuertemente mi mano
y me llevas llorando casi jalada,
exigiendo que haga lo que interesa
¡El perdòn!
Aun contra mi voluntad,
me obligas,
y tengo que sonreír a la vista de todos,
porque es así como
me haces templada y valiente
para arrebatar lo que
solo tú me ofreces,
en el tiempo que tu decidas
tu
promesa
se
cumple.

TENDENCIA

Cual perro,
sus ojos cuencos se sitúan en mí,
su olfato es más instintivo que su mirar,
--pienso--
¿Por qué el perro quiere que sea yo, su dueña?
Es un sabueso, que como faldero,
me saluda muy atento moviendo la cola,
parándose en sus dos,
mmm, me hace temblar,
me asusta y, me digo;
--este animal tiene una mente peligrosa,
es un subyugado inteligente.
¿Qué es lo que quiere de mí?
--Si lo alimento y lo acaricio, me lo acerco --
Más; si su antigua dueña lo llama, él vuelve.
Entonces quedo chasqueada.
Mejor lo ignoro,
no vaya ser que,
después de acariciarlo
me muerda
y se
marche.

ADENTRO Y AFUERA DE MI




Viendome a mi misma
experimento que,
los instantes sucesivos
se distancian en tiempo-luz,
asi mismo mi infinito
poseyendo resplandor,
lleva fantasia en mayor
velocidad,
mis orbitas en claridad,
todo es blanco,
todo es iluminado,
todo es brillo,
todo es luz,
todo es armonia,
todo es paz.
Mas separando
las salidas de si misma,
encuentro que afuera
la oscuridad preside,
las tinieblas sojuzgan,
la ignorancia prevalece,
no hay percepcion
de la realidad,
son patrones anormales,
la ostentacion visible
manifiesta y fomenta
la reproduccion
de los mismos,
impunidad,
repulsion y
reincidencia.